Un proyecto de negocio, ¿Requiero de un socio o voy solo?



Al integrar una Sociedad para formar una persona jurídica, es muy importante informarnos y verificar si realmente necesito un socio o solamente un inversionista para desarrollar nuestro negocio.

Siempre he comentado que las sociedades mercantiles son como los matrimonios todo

empieza con entusiasmo y alegría pensando en que se van a cubrir todas las

expectativas del proyecto de negocio y si no contemplamos la elección correcta de

nuestros socios lo más probable es que terminemos con peleas y conflictos.

La sociedad no es un tema sencillo y para ello se requiere de hacer un análisis donde

desarrollemos todo lo bueno y lo malo de asociarnos con otra u otras personas.

Para ello debemos tomar en cuenta varios puntos, si nosotros somos los dueños del

proyecto o si nos están invitando a formar parte de una sociedad.




Como ya lo mencioné antes, el integrar a un socio debemos estar convencidos del fin

para lo cual queremos invitar a un socio para iniciar un proyecto bien establecido, por ejemplo, posiblemente requieras un socio que tenga muy buenas relaciones

comerciales, o alguien que tenga un conocimiento específico y con ello se avance en el crecimiento del proyecto con mayor rapidez y sobre todo que tenga solvencia

económica.


Si tu próximo socio te comenta que, si está interesado en ser parte de la sociedad pero

que le prestes para financiar su parte, es conveniente que lo pienses dos veces, porque

si tiene varias obligaciones como, por ejemplo: un crédito hipotecario, las

mensualidades de su carro o las colegiaturas de sus hijos y además te comenta que

sus tarjetas de crédito las tiene casi al tope, mejor es tenerlo como amigo y no como

socio.


Hace algún tiempo conocí a un par de jóvenes emprendedores que abrieron una

cafetería y estaban muy emocionados e ilusionados por el emprendimiento en que se

encontraban, todo iba excelente hasta que empezaron a tener la obligación de

permanecer más tiempo en el establecimiento, iniciaron los problemas de “falta de

tiempo por parte de uno de ellos”, si tu socio no va a estar comprometido con el

emprendimiento, no lo invites a que sea parte de tu sociedad, una mala decisión en

este sentido puede menguar tu negocio o marca.


Cuando trabajaba para una empresa muy importante en el ramo de las pinturas, la dirección de recursos humanos a los candidatos se les hacían varias entrevistas en las cuales se les veía su perfil y una de esas entrevistas se basaban en situaciones difíciles para la toma de decisiones. Para tener un socio, requerimos hacer este tipo de investigación, ya que es muy probable que, en los primeros años del emprendimiento, surjan situaciones donde se van a tener que tomar decisiones complicadas y si tu socio no tiene esas competencias no conviene ser tomado en cuenta.



En la actualidad tener un socio que vaya a aportar capital, requerimos hacer la

investigación de donde provienen esos recursos, porque si no investigamos bien,

podemos caer en conflictos con las autoridades hacendarias y muy probablemente

nuestro emprendimiento fracase. Investiga muy bien de donde proceden dichos

recursos ya que va a ser muy probable que al hacer la confirmación ante el SAT te lo

pregunten e inicien la investigación para aprobar el alta y obtener tu RFC.


Al integrar una sociedad, necesariamente requeriremos de asistir ante un notario y

formalizar el documento que se va a convertir en un acta constitutiva de la empresa o

persona jurídica, por lo tanto, si vas a formar una sociedad es de suma importancia el

que quede todo por escrito. En el acta constitutiva los administradores de las

sociedades anónimas son sus mandatarios, encargados de la gestión, administración y

representación de estas. Son designados por los socios en la forma que determine su

escritura social. Tienen que ejercer la representación de la sociedad frente a terceros,

con los que, en nombre de ella, establecen una serie de relaciones contractuales o no,

dirigidas directa o indirecte para fines de la sociedad. Por lo tanto, un socio debe de ser

una persona que tenga los mismos criterios y estén dispuestos a llevar la sociedad

hasta la consolidación y éxito de la empresa, por el contrario, una actuación

desacertada, lo que debería de ser prospero, nos llevará a fracasar o llevar a la ruina

de la sociedad.


Si requieres conocer más a detalle acerca de este tema o de como iniciar un proyecto

de negocio te invitamos a que nos visites en nuestra página web y en las redes

sociales donde nos encontramos.


Atentamente

Frando Perna

Asesor Comercial Noodo Norte.


20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo